lunes, 2 de noviembre de 2009

MUJERES JUGANDO CON PELOTAS



Ay, los malabares. Las pelotas. Las mujeres. Ellos. El equilibrio. El tropiezo. La locura. Los benditos tacos aguja. Otra vez el tropiezo. El atrevimiento. Los huevos. Ellas y sus huevos, ellos y sus huevos, ellas y los huevos de ellos, ellos y cojones, los ovarios, las neuronas y las protesis, todo en el aire, todo en las manos, de mano en mano, atravesando fuegos, entre cuchillos que se lanzan, que parecen volar, que caen en picada como pájaros en bandadas, que atraviesan el aire, el corazón, el cuerpo. El juego de figuras continúa, pues el tiempo nunca se detiene. Y la velocidad de un malabar es proporcional a las ganas que tenemos de hacerlo.
Hacemos malabares, movimientos audaces, practicamos, dominamos, perdemosel hilo, se nos rompe uno que otro, nos detenemos, lamentamos la pérdida, nos emponderamos y nos empelotamos. El circo continúa.
¿Será solo un mito que las mujeres somos manipuladoras por naturaleza? Lo que si sabemos es que somos malabaristas por excelencia. Que hemos usado esa destreza a lo largo de nuestra convulsa historia. Al comienzo, cuando el fuego y la piedra lo eran todo, para garantizarnos la sobrevivencia en ese el mundo de los hombres. Hoy simplemente para conseguir lo que deseamos (y merecemos): el mundo. Hoy podemos ser hembras alfa, mafaldas, juanas de arco, cenicientas y rubicundas Paris Hiltons con chihuahua en las faldas, quizás solo chihuahuas, si es que perras, o como Liz Taylor tremendas gatas y, porque negarlo, zorras metidas en pieles de ovejas. Hoy nos sentimos empoderadas: nuestra belleza es arma letal; nuestra capacidad expresiva, estrategia pura. nuestras lágrimas, el desarme nuclear.
Nuestro desbalance hormonal, un gran argumento legal. Nuestra multiorgasmia, la libertad. Nuestra audacia, un triunfo electoral. Pero ellos siempre están para hacernos la vida a cuadritos, para llevarnos al cielo, al altar, al supermercado o a la tumba. Con ellos somos infelices. Sin ellos lo somos más. Por eso, a hacer malabares, que para eso servimos, desde que somos.

Practiquemos. Rompamos. Hagamos
Juguemos. Vivamos


MALABARES EN TACO AGUJA
Josefina Barron             

No hay comentarios:

MUSICA PARA MIS OIDOS!!!!