domingo, 27 de diciembre de 2009

Es solo una historia

Era un día cualquiera de un mes cualquiera, y ahí estaba ella tirada sin hacer nada, cuando recibió su llamada………………..

¿Puedes venir?
Seguro
¿En cuanto tiempo?
No se, dame una hora.
Su voz no era la misma de siempre, sonaba algo alterada, demasiado inquieta.
Llego una hora y media tarde, el lugar que siempre había sido su hogar, lucia algo diferente, había un karma diferente, hasta su persona lucia diferente.

Caminaba de un lugar a otro con las justas se acerco a darle un beso, pensó que se había peleado con Martina (su enamorada, bueno no se llama así, pero siempre le había dicho que su enamorada tenia cara de llamarse Martina) en fin.
Siéntate – Le dijo
Dejo su bolso y como su apartamento tiene alfombra se quito los zapatos, ya que a ella le encanta andar sin zapatos sobre esa alfombra suave. Es como pisar las nubes le decía y el lo sabia muy bien.
¿Que paso aquí? ¿Cuál de todos los tornados paso por aquí?
Al tiempo que echaba una mirada hacia la cocina donde parecía que nadie había movido una cuchara en años.
¿Dónde esta Martina? – pregunto
Mientras el sudoroso se movía de un lugar a otro, tocándose la cara como si con ese gesto se la pudiera arrancar, se metía las manos a los bolsillos como para sacar algo que nunca estuvo allí.
¿Qué te pasa? La ponía nerviosa su actitud
Estoy metido en un lio, uno de los grandes – al fin atino a decir
Pero si no me lo dices como te podre ayudar?
No te eh llamado para eso
Ok, esta bien no te enojes.
Y se sentó sobre la alfombra para ver su colección de discos, que dicho sea de paso tenia de los buenos, pasaba uno tras otro en sus manos mientras el seguía caminando de un lado a otro.


Tu eres Paz, tu eres virtud, eres bondad, eres lo que yo nunca podre ser o tener; por eso es que te llame y la abrazo tan fuerte que su pequeño cuerpo casi se parte en dos, siempre me ha gustado el olor que emana tu piel, tu cabello, no te has dado cuenta cuando estas junto a mi.
Ya déjame, ¿que te pasa? No ves que estoy ocupada mientras seguía sentada sobre el suelo mirando una y otra vez la colección que casi ya se la sabia de memoria, detrás de ellos una música de fondo sonaba, ella no recuerda el grupo o quien la tocaba pero en fin, de tanto mirar la colección se perdió por instantes en sus pensamientos.
Eh estado millones de veces en esta casa y jamás me sentí tan ajena al lugar, extrañaba las atenciones de Martina, ya que era una anfitriona de primera, aquel pensamiento la despertó ¿Por qué la pensaba como si no la volviera a ver? Ahh Tonterías mías se dijo a si misma.
Empezaba a aburrirse cuando en un ataque de impulsividad le dijo
¿Qué diablos te pasa? ¿Te has drogado o que?
La cogió de los brazos la empujo contra la pared que su cabeza reboto, su corazón se acelero; jamás lo había visto de esa manera y portarse así con ella jamás se lo hubiera imaginado, y le dijo:
¿Y si fuera así que?
No es mi problema

No entiendes que estoy en un lio – mientras la sujetaba fuertemente de los brazos como para no dejarla escapar, Eres lo único bueno y dulce que tengo, porque aun no lo entiendes.
Ella saco el poco valor que le quedaba y dijo – Eso no es asunto mío, no se para que diablos me has llamado idiota, que no ves que me lastimas.
En sus ojos había algo que jamás había visto en el, definitivamente el era otra persona. Alzo el brazo El maldijo y dio un puñetazo contra la pared, ella cerro los ojos por muy cortos instantes pensó lo peor, que aquel golpe iría dirigido hacia su rostro. Cuando ella abrió los ojos el la contemplaba con una especie de dulzura y coraje, ella no sabia si eso se traducía a culpa, arrepentimiento o se descubrió en el otra persona.
La soltó pero aun estaba muy cerca, ella en medio de el y la pared, quiso huir pero cualquier estúpido movimiento en ese instante podría ser crucial o tal ves fatal, cuando por fin el se alejo; sintió un alivio pero no se sentía a salvo algo dentro de ella le decía que debía salir de allí cuanto antes, fueron minutos interminables en los que se imagino lo peor, imagino que tal ves Martina también habría pasado por lo mismo, ya que siempre pensó que ella era mucha mujer para el.
El se arrodillo y se cogió la cara lloro, lloro como un niño carente de amor y protección, la miro pidió que no lo dejara, pero ella ya no podía sentir lastima por el.
Cogió sus cosas, se calzo sus zapatos y salió del departamento totalmente desencajada, presiono varias veces el botón del ascensor por el temor de que el fuera a salir y la arrastrara o la llevara a la fuerza adentro.
Una vez dentro del ascensor lloro, miles de pensamientos recorría su cuerpo y la hacia estremecer ¿Quién era ese ser? ¿Para que la llamo? ¿Cuál seria su gran lio? Lloro de rabia, frustración, debí defenderme se decía a si misma una y otra vez; se odio por sentirse débil, asustada, vulnerada. Su cuerpo no paraba de temblar, se abrió el ascensor y el portero le pregunto si se sentía bien, ella le hizo solo un gesto con la mano y salió lo mas rápido de allí, paro un taxi; una vez dentro marco al móvil de Martina pero estaba apagado, su celular sonó y sonó pero no tuvo el valor de contestar, el conductor la miraba por el retrovisor pero no decía nada.
Ella se sentía mareada, miles de pensamientos la aturdían que no atinaba a nada, bajo del taxi y se examino tenia una gran hinchazón en la parte posterior de la cabeza y unos grandes moretones en los brazos, la había cogido con tanta vehemencia que parecía que su intención era romperla.
Llego a casa tiro sus cosas, se metió a la ducha y dejo correr el agua de la cabeza a los pies como si con ello se fuera cada pensamiento, pero la escena se repetía una y otra vez en su cabeza, como película que no tiene fin.
Jamás entenderé ¿Quién era el? ¿Dónde estaba Martina? ¿Qué sucedió? ¿Por qué la llamo? Solo esperaba no volver a verlo, ni aceptar sus disculpas, no las quiero – se decía a si misma.
Desde ese día no volvió a saber nada de ninguno de los dos.



No hay comentarios:

MUSICA PARA MIS OIDOS!!!!