domingo, 30 de marzo de 2014

EL OTOÑO LLEGO

Los primeros vientos de otoño llegaron y junto con ellos el susurro de que el otoño también se albergaba en mi corazón. 
El había matado todo, lo que era lo que fui, había logrado con sus palabras hacerme olvidar donde empezaba el y donde terminaba yo, la forma en que nos habíamos fusionado estaba terminando con las pocas ganas que me quedaban de vivir y el poco o casi nada de oxigeno que tenia.
Estaba cansada, magullada; el había logrado hacer de mis ganas de seguir meros recuerdos lejanos, pero no todo había sido el, yo le entregue mi voluntad mi albeldrio y coloque el revolver en su mano y solo le dije: yo te creo, te amo dispara.
La lección mas importante vino después cuando ya quebrada en el suelo, sintiendo la humedad de mi propia sangre y mis lagrimas, recordé que lo que había olvidado que ya había estado en ese mismo lugar, algo así como un dejavu emocional.
Seria que no había aprendido la lección y como niña tonta o carente de amor, mendigaba un poco de sus atenciones, que no note que yo estaba siempre en el ultimo lugar.
Rodeados de "amigos" eramos la combinación perfecta, solos; eramos mas que completos extraños con nada en común, empece a refugiarme en un lugar lejano a el a intoxicar mi alma para pasar el mayor tiempo adormecida, atontada y evitar el dolor.
Evitábamos encarar la realidad y hacer de cuenta que nada pasaba que todo estaba bien, eramos tan ciegos y tan cobardes.
Creo que fue nuestra cobardía y el temor de estar solos lo que nos llevo a matarnos poco a poco.
Hasta que nos dimos cuenta de que habíamos empezado a no necesitarnos mas, ya daba igual si estuviera o no, si yo estaba o no, o lo peor de todo sentirnos solos estando acompañados el uno del otro, en la cama el abismo era cada vez mas grande que nuestros cuerpos ya no alcanzaban a tocarse mas.
Entendí que me necesitaba a mi, que debía amarme a mi, que solo me necesitaba yo para estar viva y que mi ultimo esfuerzo valdría la pena por mi.
Esta historia debería acabar feliz, pero no, aun yace mi cuerpo sobre el frió pavimento, sintiendo el olor de mi sangre aun fresca  y llorando por viejas heridas que jamas cicatrizaran.
Esperando pacientemente mi ultimo respiro reviviendo el flasback de mi muerte una y otra vez.


No hay comentarios:

MUSICA PARA MIS OIDOS!!!!